domingo, 14 de agosto del 2022

¿Moreno va a ayudar a los andaluces de Cataluña? Y a los de Andalucía ¿Cuándo?

|

Más noticias

- Publicidad -

Sr. Moreno: Es usted meritísimo. El poco tiempo que lleva y ha conseguido dejar de representarnos. Y no es un problema “sevillita”, “malaguita”, “granadita” ú “onubita”. Es, solamente, tan sólo, únicamente producto de su “mentecatita” mente. Usted, señor presidente, prometió que su primera visita oficial “fuera” de Andalucia, sería a Ceuta y Melilla. Tenía que haber dicho “fuera de la Andalucía oficial”, porque Ceuta y Melilla, más que les pese a ustedes, a los del trifachito, es tan Andalucía como las castañuelas, como Cádiz y Málaga, como el Mediterráneo compartido, como el paro y la emigración repartidos “el sur” por su partido. Usted, señor Moreno, ha empezado por incumplir palabras, esta, entre otras. Y no nos podemos permitir, ni que olvide trozos de Andalucía, arrancados a Andalucía por una cuestión de número, de poder, de hegemonía, ni que cambie esas visitas, de las que pocos votos más espera sacar, por otra en la que busca obtener apoyos. Los apoyos que le han faltado, para no ser un presidente “okupa”, hablando en el lenguaje utilizado por su partido para referirse a otros. Sin embargo, su demagogia olvida que los andaluces de Cataluña están censados en Cataluña. Y los andaluces de Cataluña sólo están olvidados por el partido que ha gobernando en Madrid estos últimos cuarenta años, y por sus ascendientes, sus mayores, que gobernaron los cuarenta anteriores.

La FECAT, que dice representar a los andaluces, pero sólo se representa a sí misma, parece soltar la mano del PSOE para asirse a la suya, señor presidente. Soltar la mano de quien no movió un dedo por los andaluces en Cataluña, pero le faltaron para tratar el problema catalán como si en realidad fuera andaluz, para apoyar el nacionalismo imperialista del partido, para asirse a la del PP, que jamás tuvo un gesto positivo para Andalucía, pero apoyó muchos cierres de empresas punteras. Le sugerimos no intenta cubrir la falta de respeto de su partido para con Andalucía, con más falta de respeto, que eso es el intento de continuar enfrentando comunidades. Porque, si algo tienen claro -usted, no sé, pero sus mentores y asesores no tienen nada de tontos- es que la mayor división posible es el mejor rédito para el sueño imperial, que tan poco les distancia de sus socios en el gobierno de perdedores (volvemos a utilizar su léxico), en Andalucía.

- Publicidad -

Si tiene que ir a Cataluña, una vez haya cumplido su compromiso con dos ciudades andaluzas desgajadas, robadas a Andalucía para asegurar el poder de un partido, vaya en visita oficial. No a ganarse subrepticiamente, a escondidas, las simpatías de una entidad. Porque recuerde que las entidades, desde que ustedes en vicevérsico duopolio impusieron el bi-partidismo, son sus directivas, que pueden cambiar. Y porque si va a Cataluña, o a cualquier otro lugar del reino de España, o a cualquier país, no vaya a escondidas: vaya en viaje oficial y empiece por cumplimentar a sus autoridades. La Generalitat es el Gobierno legal y legítimo de Cataluña. Tanto como pueda serlo el suyo, aquí, en Andalucía. Téngale el respeto merecido, porque si usted, actual presidente de Andalucía no respeta a otra Comunidad, no es usted, mejor dicho, no es sólo usted: es Andalucía quien, de rebote y de rechazo, cargará con la responsabilidad, por el simple hecho de haber posibilitado su presidencia con su voto.

Por favor: no utilice a los andaluces de Cataluña, ni a los de Andalucía, para propagar sus fobias. No utilice a nadie contra los legítimos intereses de otra Comunidad. No sea tan barriobajero, tan poco diplomático, tan anti-andaluz, para soliviantar a los andaluces contra el derecho de otros a decidir su futuro. No hable más de “pisotear los derechos de los andaluces”, que eso hace usted cuando nos utiliza. Que los derechos de los andaluces son pisoteados todos los días por su partido, negándonos el derecho, no sólo a la autodeterminación, sino incluso al alimento y la vivienda. Lo más perentorio, simple y primigenio. Vaya a Cataluña, cuantas veces quiera, en horas libres y de su bolsillo, no del nuestro. Y gaste su energía aquí, en la Comunidad que quiere regir, acordando leyes justas, facilitando el trabajo y la vida a los andaluces. Pártase la cara para obtener beneficios para el pueblo andaluz, no busque pretexto para que nos la quieran partir por su deformación partidista.

- Publicidad -

Lo más leído

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas publicaciones diariamente en tu correo para estar al día de los acontecimientos más recientes tanto dentro como fuera de nuestro país.