Conmoción: Padres ucranianos escribieron datos en el cuerpo de sus hijos por si ellos morían

Una madre escribió su contacto en la espalda de su hija Vira de dos años y medio, por si ella moría y la menor sobrevivía.

Vira, la niña ucraniana de poco más de 2 años a la que la madre le escribió datos en la espalda.

Los horrores de una guerra como la que se está librando en Ucrania impacta también en los más pequeños. Mientras sus padres han sido reclutados para luchar contra la invasión rusa, sus madres se ocupan de proteger a los niños. No en vano, a lo largo del mes que ha pasado desde el inicio del conflicto han muerto 165 menores ucranianos, según datos del gobierno del país.

Para evitar que sus hijos pasen a formar parte de esta dramática cifra, muchas madres han recurrido a medidas desesperadas. La joven Oleksandra Makoviy, natural de Kiev, escribió sus datos de contacto en la espalda de su hija Vira, de dos años y medio, en el primer día de la guerra.

No importa en que bando estés luchando en la guerra. La historia de Oleksandra ha sido contada por Iuliia Mendel a través de Twitter y ha terminado en The Guardian. «Hasta me sorprendí pensando que, a estas alturas, ¿por qué no hacerle un tatuaje?«, concluía la madre en el citado medio.

También la historia de otra madre, al otro lado de la frontera. Se trata de una mujer rusa de 45 años, analista política, que ha explicado al New York Times que ha tenido que recorrer muchas comisarías de Moscú, este último mes, para exigir la liberación de su hijo adolescente, detenido en protestas callejeras contra la guerra. El joven ahora está recibiendo amenazas en las redes sociales.

Este es el emotivo escrito de la madre con la imagen de la pequeña Vira, de dos años y medio en Instagram, tras escribirle en la espalda algunos datos:

«Me acostumbré tanto al instituto tradicional que me pasé 5 minutos buscando el botón de ‘publicar la publicación’. Los pensamientos y sentimientos se acumulaban al no tener fuerzas para publicarlo. Pero teníamos que avisar, [por redes sociales] y yo podía ser la primera.

Duele tanto ir a la galería de fotos y ver la vida tan maravillosa que teníamos…

En la foto, Vera está de espaldas el primer día de la guerra. Esto anoté con mis manos que me temblaban mucho. Pero, ¿para qué explicarlo? Debéis saber lo que es despertarse con los sonidos ensordecedores y potentes de las explosiones que se escuchan a decenas de kilómetros. Estuve temblando durante las primeras horas como vosotros.

Documenté a Vera por si nos pasaba algo, y alguien la tenía que recoger como superviviente. O por si se perdía, lo que, según mi lógica, solo podía ocurrir si yo ya estuviera ‘desconectada’. Entonces un loco pensamiento cruzó por mi mente «¿por qué no la tatúo con información?

Todavía no me atrevo a poner este papel revuelto en la segunda foto del bolsillo de mi mono. Aunque ahora estamos en lugar seguro…»

#viraimama #viraimama

Salir de la versión móvil