El odio se ceba con la guerra: «Eres una ‘Poutine’ [puta de Putin] te vamos a joder»

Una residente ucraniana en Luxemburgo fue atacada con un cuchillo por uno de sus compatriotas que no la conocía, porque hablaba ruso por teléfono.

Les informamos de una noticia que nos llega de Luxemburgo, pero podría ser de cualquier otro país. El odio que puede aflorar en una guerra no entiende de nacionalidades. El 14 de marzo, L’essentiel investigó una foto que circulaba en las redes sociales: mostraba a una mujer con el rostro ensangrentado, el texto que la acompañaba evocaba «Una joven abogada rusa golpeada en la cara con cuchillos por dos delincuentes armados en el centro de la ciudad de Luxemburgo»…

Los policías habían confirmado que habían sido informados el lunes 7 de marzo a las 12:30 horas “de que se había producido una discusión unas horas antes” especificando “que habría una persona herida”. Hospitalizada, la víctima en cuestión fue “recibida en el hospital por la policía”. Según la primera información recabada, los presuntos atacantes hablaban “en idioma ucraniano”.

Salvo que la joven en cuestión no es rusa, sino ucraniana y que en una carta enviada el 24 de marzo quería rectificar una serie de hechos con L’essentiel . «Soy una ciudadana ucraniana que vive en Luxemburgo desde hace algunos años», dijo antes de relatar su ataque.

“El 7 de marzo de 2022, a las 8:15 horas, mientras estaba en la parada de autobús de la Rue de Bonnevoie, cerca del edificio n.° 20, y hablando por teléfono en ruso con un amigo que está en Rusia, 3 personas, dos hombres y una mujer, se cruzaron conmigo”, explica. «De repente, uno de los dos hombres, desconocido para mí, me insultó en ucraniano diciendo: Eres una ‘Poutine’ [puta de Putin]. Te vamos a joder».

Y continúa: “Después de eso, ese hombre me empujó hacia la entrada de un garaje al lado del No. 20, los otros dos se pararon a cierta distancia frente a mí mientras el atacante sacó una especie de navaja suiza de su bolsillo, la acercó a mi cara y empezó a acuchillarme, luego se volvió hacia los otros dos, les habló en buen ucraniano, lo que me sorprendió, porque es raro y todos se fueron dirección a la Bonnevoie cuando un autobús se acercaba a la parada”. La joven presentó una denuncia ante la policía.

Salir de la versión móvil