Más voces contrarias a los JJOO 2030, como la de Lluís Llach: “Es el error más demencial”

Lo que vende en mundo no es España, Aragón o Pirineos, es la marca "Barcelona", y hay que aprovecharlo. El cantante como muchos que no quieren una Catalunya secuestrada evidencia que el proyecto de los Juegos Olímpicos supone "el éxito del unionismo por haber vendido este sapo a cambio de no se sabe qué". 

Sería un enorme oportunidad perdida celebrar unos Juegos Olímpicos en el 2020 tal como se está planteado desde España. La inclusión de Aragón y su postura, cuando lo que vende en mundo es la marca «Barcelona», pese a quien pese, guste o no guste, sería una oportunidad perdida para Catalunya. Cada vez que el Gobierno central ha dirimido una decisión de este tipo, véase Disney Word entre Catalunya o Valencia, siempre se ha perdido algo. En este caso yéndose a París. España, Aragón o incluso Pirineos, que debería sustentarse con una ciudad, no venden si «Barcelona» no está. Pero es España la que ya está llevando la manija de la candidatura desde hace meses y ha contactado con otros Paises para compartir los Juegos.

El Comité Olímpico respalda junto a los gobiernos central y catalán el reparto de disciplinas a la que ahora se opone Aragón. «Esperamos y confiamos en que se sume a esta propuesta», señalan en un escueto comunicado tras la reunión a la que no ha acudido la DGA. Todo se había vendido como una acto de formalización del acuerdo, por el que los tres valles pirenaicos catalanes tendrían disciplinas de esquí (alpino, montaña, freestyle y snowboard) y solo uno de los aragoneses, el del Aragón (con las pruebas de fondo y biatlón, de menor entidad), mientras las de hielo se repartirían entre Barcelona (hockey), Zaragoza (patinaje) y Jaca (curling).

La publicidad, el soporte, la inversión etc. que España haría con Aragón no la haría con Catalunya. Por eso hace meses que el debate sobre la celebración de unos Juegos Olímpicos de Invierno en el Pirineo catalán, y su compartición con Aragón, ha dividido a la sociedad entre los que lo ven por el lado de encontrarle ventajas económicas, y, por otra parte, las críticas a la sumisión de la Generalitat supuestamente independentista por querer celebrar unos juegos olímpicos españoles en el 2030, algo que alejaría aún más el objetivo de rematar el proceso de independencia. Que lol juegos los haga el pirineo catalán o que no los haga.

En este sentido, el cantado independentista Lluís Llach ha vuelto a aleccionar a los líderes políticos catalanes evidenciando el «demencial error estratégico» del actual independentismo. En un tuit en la red, tras remarcar que ya han cometido “muchísimos y variados”, el músico asegura que el proyecto de los juegos olímpicos es el peor, ya que esto supone, dicho de otro modo, “el éxito más fulgurante de los unionistas por haber vendido ese sapo a inclitísimos patriotas a cambio de no se sabe qué”. Mientras, el Govern con mayoría independentista sigue insistiendo en la celebración de estos juegos.

«De todos los errores estratégicos del actual independentismo (muchísimos y variados), lo más demencial es el de los juegos olímpicos del 2030. O por decirlo al revés. El éxito más fulgurante de los unionistas es haber vendido ese sapo a ínclitísimos patriotas a cambio de no se sabe qué».

Salir de la versión móvil