Alarma de fuga en Chernóbil que urge una tregua

Es necesario un alto el fuego ya que "los generadores diésel de reserva tienen una capacidad de 48 horas. Después de eso, los sistemas de refrigeración se detendrán y las fugas de radiación serán inminentes", dice el ministro Kuleba.

La central nuclear de Chernóbil en la actualidad presenta síntomas de riesgo por la guerra.

Otro grave problema puede acontecer sobre Europa, tanto o incluso peor que la misma guerra. El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, ha declarado que Rusia debe respetar urgentemente un alto el fuego temporal para permitir la reparación de una línea eléctrica de la central nuclear de Chernóbil, afirmando que podría producirse una fuga de radiación si continúa el corte de luz.

Esta es la situación al no haber electricidad: «Los generadores diésel de reserva tienen una capacidad de 48 horas para alimentar la central nuclear de Chernóbil. Después de eso, los sistemas de refrigeración de la instalación de almacenamiento de combustible nuclear gastado se detendrán, por lo que las fugas de radiación serán inminentes», ha explicado Kuleba en Twitter.

Pero, según ha señalado este miércoles el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés), el fallo del suministro eléctrico en la antigua central de Chernóbil «no supone un impacto crítico en la seguridad». Esta agencia de la ONU considera que la carga térmica de la piscina de almacenamiento de combustible gastado y el volumen de agua de refrigeración de la central nuclear «son suficientes para eliminar eficazmente el calor sin necesidad de suministro eléctrico».

El apagón eléctrico ha sido confirmado este miércoles por Netblocks, un monitor global de Internet que trabaja en los derechos digitales y la ciberseguridad. La web ha asegurado que el suceso «presenta una amenaza para la seguridad en la planta de energía nuclear de época soviética». En la gráfica publicada por Netblocks se puede observar la caída de la energía en Chernóbil…
Salir de la versión móvil