El rey Juan Carlos sigue con su fuga dorada en Abu Dabi e ira viajando a España a su interés

La justicia no es igual para todos y gracias al beneplácito de la misma, el rey emérito residirá en Abu Dabi "de forma permanente y estable", según ha comunicado a su hijo Felipe VI.

Que la justicia no es igual para todos en, según The Economist, la “democracia defectuosa” española, ya lo sabíamos. El último ejemplo es la resolución de esta a la posición del fugado rey emérito Juan Carlos I. El rey Juan Carlos ha comunicado a su hijo Felipe VI que le parece «oportuno considerar» su regreso «aunque no de forma inmediata» y de viajar con frecuencia a España. No obstante, el rey emérito mantendrá su residencia en Abu Dabi «de forma permanente y estable».

En una carta remitida al jefe del Estado, don Juan Carlos, que reside en Abu Dabi desde agosto de 2020, explica que tras el archivo de las investigaciones de las que ha sido objeto por parte de la Fiscalía le parece oportuno «considerar» su regreso a España. Prefiere, no obstante, por razones que pertenecen a su «ámbito privado», continuar residiendo «de forma permanente y estable en Abu Dabi». Juan Carlos I asegura que el país ha encontrado «tranquilidad» especialmente para este periodo de su vida.

En su escrito facilitado por la Casa del Rey, el rey emérito lamenta «sinceramente» lo que describe como «acontecimientos pasados de mi vida privada». Asegura ser «consciente» de las trascendencia para la opinión pública que han tenido estos episodios, aunque a renglón seguido afirma «sentir un legítimo orgullo» por su contribución a la convivencia democrática y a las libertades en España, «fruto del esfuerzo y sacrificio colectivo de todos los españoles».

Volverá a España

Juan Carlos I avanza que «volveré con frecuencia a España, a la que siempre llevo en el corazón para visitar a familia y amigos». Eso sí, aclara a su hijo que seguirá retirado de la vida pública, tal y como anunció en 2019 y tanto durante sus visitas, «como si en el futuro volviera a residir en España», su propósito es organizar su vida personal y su lugar de residencia «en ámbitos de carácter privado para continuar disfrutando de la mayor privacidad posible».

El rey emérito no tiene intención de vivir en el Palacio de la Zarzuela, residencia de la Jefatura del Estado y de la familia real. Recuerda que en agosto de 2020, «guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a España» a todos los españoles, a sus instituciones y al rey, comunicó su decisión de ‘huir’ fuera de España, «para facilitar el ejercicio» de las funciones de Felipe VI. «Desde entonces, he residido en Abu Dabi, lugar al que he adaptado mi forma de vida y al cual agradezco enormemente su magnífica hospitalidad», agrega.

En la propia carta, el rey Juan Carlos autoriza a su hijo a hacerla pública «para conocimiento de todos los españoles». Además, le expresa su «lealtad, cariño» y el «orgullo inmenso» que siente por él. La Casa del Rey constata que Felipe VI «respeta y comprende la voluntad de su majestad el rey don Juan Carlos expresada en su carta».

Salir de la versión móvil