La mascarilla seguira siendo obligatoria en el exterior: el Congreso lo avala con gran polémica

El decreto ley ha generado controversia porque se ha votado de forma conjunta y camuflada cobardemente con otros puntos, la paga extra de las pensiones o la contratación de sanitarios, que nada tiene que ver con el de la mascarilla.

Pedro Sánchez se ríe sin la mascarilla.

El Congreso de los Diputados ha decidido este martes que prolonga la obligación de llevar la mascarilla en espacios abiertos. No ha habido sorpresas y el decreto ley que presentaba el gobierno del PSOE y Unidas Podemos ha quedado convalidado. No ha sido el ‘fondo’ el que ha traído polémica sino las ‘formas’.

Ya se preveía que la propuesta se aprobaría, porque se ha votado de forma conjunta con otro punto, que es la paga extra de las pensiones. Dos cuestiones que nada tienen que ver y una estrategia que algunos partidos han calificado de trapicheo parlamentario.

Los parlamentarios disconformes a la medida entienden que el Gobierno les ha «obligado» a votar a favor del polémico decreto para salvar la actualización de las pensiones. La cara dura del partido socialista con el presidente Pedro Sánchez más progresista de la historia, ya estaba servida.

El Gobierno, consciente de la impopularidad de la medida a la que dio luz verde justo antes de Nochebuena para frenar el avance de ómicron, ha hecho ‘trampas’ en su convalidación incluyendo en la misma norma otros asuntos ajenos a las mascarillas, como la revalorización de las pensiones por el IPC de 2021 o la contratación de sanitarios.

Éste ha sido el último punto del orden del día, pero la decisión debía tomarse este martes, antes de la medianoche, porque se agota el plazo máximo. La mascarilla se reimplantó al aire libre justo antes de Navidad para los mayores de seis años.

Acusan a Sánchez de trapicheos para evitar una derrota

Antes de la votación, ha habido negociaciones de última hora en los despachos de los partidos con menor representación. La medida tenía el apoyo inicial del gobierno del PSOE y Unidas Podemos. Y PP, Vox y Ciudadanos ya habían dicho que votarían en contra.

El resto del arco parlamentario había anunciado abstenciones, también las formaciones tradicionalmente aliadas del gobierno como ERC o Bildu. No han votado a favor porque han dicho que no les gustaba la fórmula escogida para presentar la medida.

La votación conjunta de dos temas tan alejados como el de «la paguita» de las pensiones y la mascarilla en exteriores ha sido visto como una argucia legislativa del gobierno para tratar de garantizar que la prórroga del uso obligatorio de las mascarillas saliera adelante.

A favor de convalidar el decreto votaron finalmente 162 diputados (PSOE, Unidas Podemos, BNG, Compromís y PNV), 153 lo hicieron en contra (principalmente PP, Vox y Cs) y hubo 28 abstenciones. Ahora se tramitará como proyecto de ley por procedimiento de urgencia.

Los grupos respondieron con fuertes críticas al modo optado por la convalidación de este decreto y acusaron al gobierno español de «improvisación, frivolidad y chantaje» para «forzar» así el apoyo. Muy típico del Gobierno socialista.

Salir de la versión móvil