Borràs, presidenta del Parlament de Catalunya, acusa al Estado de “vigilar, perseguir y asediar”

Laura Borràs, presidenta de la cámara catalana resalta que el propio Parlament es “testigo directo” y apunta que el auge de la extrema derecha está causando una “crisis de autoridad”. Precedentes fascistas desde España no faltan.

EL diputado de la CUP, Pau Juvillà, y la presidenta del Parlament, Laura Borràs.

Directa y sin titubeos contra el fascismo. La presidenta del Parlament de Catalunya, Laura Borràs, ha acusado al Estado español de «vigilar, perseguir y asediar». «Estos días la cámara que les acoge y yo misma somos testigos directos», ha dicho en el marco de la inauguración de la XXXI Jornada Europea del Consejo Catalán del Movimiento Europeo que se celebra en el Parlament.

De esta manera implícita, Borràs ha hecho referencia a la Junta Electoral Central (JEC) que le ha dado hasta el próximo viernes para retirar el acta al secretario tercero y diputado de la CUP, Pau Juvillà, y le ha advertido de consecuencias jurídicas si no lo hace. Borràs ha añadido que en Europa se hace justicia ante el «abuso» del Estado. Pero también ha lamentado que el proyecto europeo «no pasa por su mejor momento».

“Para que Europa no deje de ser ese norte allá donde la gente es limpia, culta, feliz, noble, rica y desvelada. Este norte allá donde vemos que se hace justicia ante el abuso de estados como éste que nos vigila, persigue y asedia. Estos días la cámara que les acoge y yo misma somos testigos directos”, ha afirmado Borràs dirigiéndose a los asistentes de la jornada.

Asimismo, Borràs ha alertado del crecimiento de los «populismos nacionales de extrema derecha», también en España, que, según ha dicho, están provocando una «verdadera crisis de autoridad». Una situación que ve en los casos de Polonia y Hungría pero que también se está evidenciando, según ha señalado, en España.

Otra muestra de que Europa no pasa por su mejor momento es, para Borràs, el “flanco de debilidad” en el exterior con las “pugnas” con Rusia, China y Estados Unidos. Borràs también ha hecho referencia a las «expectativas» por los fondos Next Generation y ha apuntado que hay «recelos» por si la regeneración que prometen no es en la «necesaria clave social».

Salir de la versión móvil