Los celos de un Estado militarizado confronta Guardia Civil y Ejército por una medalla

Las rencillas son por la medalla conmemorativa de la Operación Balmis para reconocer la labor del personal de la Fuerzas Armadas y del personal civil adscrito al departamento que ha participado en la lucha contra la Covid-19, y que ahora Guardia Civil por su carácter militar, o incluso Policía Nacional quieren tener también.

Miembros del Ejército y de la Guardia Civil durante la crisis del coronavirus en la que Defensa activó la «Operación Balmis»/Foto: Guardia Civil/Ministerio de Interior.

El Ministerio de Defensa hizo público el pasado 28 de julio, tras su aprobación en el Consejo de Ministros, el real decreto 701/2020 que crea la medalla conmemorativa de la Operación Balmis para reconocer la labor del personal de la Fuerzas Armadas y del personal civil adscrito al departamento que ha participado en la lucha contra la Covid-19 en el marco de dicha operación.

Según se detalla en el borrador de real decreto, serán merecedores de esta medalla los militares y el personal civil adscrito al Ministerio de Defensa que haya participado en dicho operativo especial. «Con carácter extraordinario y excepcional» podrá concederse también a otros profesionales que hayan intervenido en estas labores. Por eso, la Policía Nacional pidió en su momento un reconocimiento a su labor: una medalla o un distintivo para lucir en su uniforme, como el que el Ministerio de Defensa ha creado para los militares.

Y ahora desde la Asociación Profesional de Cabos (Apcgc) critican que este real secreto excluye del reconocimiento a los agentes de la Guardia Civil que formaron parte del operativo contra el coronavirus. Este colectivo pide en un comunicado “al Gobierno, en concreto al Ministerio de Defensa y en su defecto al de Interior, que incluya a los hombres y mujeres de la Guardia Civil como acreedores de esta condecoración; modificando la orden ministerial con la máxima inmediatez posible”.

También independientes de la Guardia Civil (IGC), recuerda que la Guardia Civil se ha dejado a 7 fallecidos en acto de servicio, sin mencionar a los que no se les ha considerado su fallecimiento con tal consideración; siendo, los fallecidos de las FAS un total de 2 fallecidos. A pesar de la queja, subrayan que los miembros del Instituto Armado “no trabajamos por medallas”, pero, aseguran que “a todo trabajador le llena de orgullo un reconocimiento conmemorativo”. Los celos de un Estado militarizado han traído la guerra dentro de él. Todos quieren su medallita…

Salir de la versión móvil