Carles Puigdemont: «El 155 fue un golpe de estado moderno», perpetrado por «jueces y fiscales»

Desde el Parlamento Europeo y por videoconferencia, el líder de JxCat afirma a la comisión del 155 que este artículo se aplicó de manera "inconstitucional".

Hoy han habido más comparecencias ante la comisión parlamentaria que investiga la aplicación del 155. Si la semana pasada los protagonistas fueron seis los políticos encarcelados, este martes lo son algunos de los líderes independentistas que están en el extranjero, y que declararán por videoconferencia.

El primero en dar explicaciones ante la comisión fue el ex presidente en el exílio y ahora Eurodiputado, Carles Puigdemont, a las nueve, y detrás de él, el ex consejero Lluís Puig, ambos desde Bélgica.

Seguidamente compareció, esta vez presencialmente, la ex diputada de la CUP, Mireia Boya. Y ha cerrado el turno de declaraciones la secretaria general de ERC, Marta Rovira, también por videoconferencia desde Ginebra.

Un golpe de estado de «jueces y fiscales»

En su intervención inicial, desde la sede del Parlamento Europeo en Bruselas, Puigdemont ha asegurado que la aplicación del 155 fue un golpe de estado «moderno», perpetrado no por militares sino por «jueces y fiscales»:

«Ya no serían los militares los que asumirían el rol de salvadores de la patria, ahora serían los jueces y fiscales. Es la crónica de un golpe de estado moderno, aquel que no necesita ningún militar que saque tanques en la calle, sino que con un grupo de cargos al poder judicial debidamente alineados ya basta para alterar el orden constitucional«, ha descrito po videoconferencia.

Una aplicación inconstitucional del 155

El líder de JxCat ha asegurado que cuando se debatió la Constitución, se excluyó «explícitamente» que con el 155 se pudiera «disolver un parlamento autonómico»: «Se utilizó para aplicar precisamente aquellas medidas que fueron descartadas durante el debate constituyente, que fueron propuestas por los partidos herederos del régimen franquista».

Según Puigdemont, usaron la mayoría del PP en el Senado para «alterar la Constitución»: «En octubre de 2017 se hizo una aplicación inconstitucional del 155». «El caso es que tenían ganas de aplicar el 155, y lo aplicaron. Nada de lo que hubiéramos hecho, repito, nada, no les habría desdicho de desatar la ola represiva que todavía dura y que tenían unas ganas locas de emprender. ¿Hace falta que insista? Alguien tiene aún dudas que una convocatoria de elecciones no habría frenado el golpe de estado del 155?».

Carles Puigdemont interviniendo por videoconferencia, este martes en el Parlamento de Cataluña el 4 de febrer de 2020 ACN (Horitzontal).
Exit mobile version